CRISTÓBAL COLÓN

CRISTÓBAL COLÓN

CRISTOBAL COLÓN fue un navegante europeo del siglo XV, que llegó a América en 1492 y a quien se le otorgó el título de “Descubridor de América”.

El origen de Colón es incierto. Tanto él, como su hijo hicieron lo posible por crear un enigma al respecto, generando confusión sobre su nacimiento. La hipótesis más generalizada es que era de origen Genovés, pero también hay otras que afirman que era catalán, gallego, portugués, sefardí, etc. Se presume que su año de nacimiento fue 1451.

Dedicado en sus primeros años a la artesanía y el comercio, comenzó a navegar entre diferentes puertos del mediterráneo con fines mercantiles. En 1476 arribó a costas portuguesas tras naufragar el barco genovés que tripulaba, producto de un ataque de corsarios franceses, cerca del Cabo San Vicente. Una vez establecido en Lisboa, comenzó a realizar viajes comerciales por encargo hacia Inglaterra, Guinea e Islandia, y se inició su interés por la navegación ultramarina, la cartografía y la geografía, relacionándose con algunos de los principales geógrafos de la época, entre los que estaba generalizada la idea de que la tierra era una esfera.

Así comenzó a dibujar mapas y cartas de navegación, realizando cálculos estimativos sobre la posible longitud de la circunferencia terrestre. De esta manera, concluyó que las costas del Japón podrían ser alcanzadas navegando hacia el oeste unas 2.400 millas marinas. Aunque este dato era erróneo, Colón creyó posible elaborar una ruta por mar hacia oriente. Teniendo en cuenta que ya se conocían noticias de hallazgos de islas transoceánicas por parte de nórdicos e inclusive de portugueses, la aventura parecía altamente realizable y los posibles beneficios de abrir una ruta marina con Oriente, sumamente tentadores.

Colón buscó financiamiento con el Rey Juan II de Portugal, pero ante su rechazo, se dirigió a los Reyes Católicos de España. Al principio también se negaron, pero luego acabaron por aceptar la propuesta. La reina Isabel de Castilla, no sólo financió el proyecto, sino que aprobó en favor de Colón una serie de privilegios como contrapartida por la arriesgada empresa. Así, el 3 de agosto de 1492, Colón partió desde el puerto de Palos, con tres calaveras, llamadas Santa María, Pinta y Niña. Dos meses después, el 12 de Octubre, Colón llegó a San Salvador, en las Bahamas. Luego continuó hasta Cuba y “La Española” (Santo Domingo) donde construyó la primera fortaleza con los restos del naufragio de la Santa María. Regresó a España convencido que estaba en costas asiáticas en 1493. Allí fue recibido por los Reyes Católicos y fue condecorado con títulos y honores.

El segundo viaje de Colón se inició en 1493 y culminó en 1496. Recorrió Cuba, Jamaica y Puerto Rico, y fundó “La Isabela”.  Luego emprendió un tercer viaje en el que pisó tierra firme en la desembocadura del río Orinoco. Al regresar a La Española, la sublevación de los colonos españoles, producto del descontento con Colón y sus promesas incumplidas, lo obligaron a regresar a España a hacer frente a las acusaciones en su contra. Colón fue absuelto de cargos, pero se le quitó el poder Virreinal que le había sido asignado.  Así emprendió un cuarto viaje, en el que recorrió las costas de Honduras, Nicaragua, Costa Rica y Panamá. En 1504 regresó a España a pasar sus últimos días disputándose los privilegios, títulos y herencia con la corona.

Colón murió en Valladolid, España, el 20 de mayo de 1506, pasando a la posteridad como el hombre que unió dos continentes, iniciando uno de los procesos de conquista, saqueo, y sometimiento humano, más devastadores de la historia.

 

Imagen: Sebastiano del Piombo, via Wikimedia Commons