Inicio

Nikola Tesla y su obsesión por las pirámides de Egipto

Una obsesión que lo acompañó a lo largo de su vida y que le permitió realizar descubrimientos extraordinarios.
Autor
HISTORY Latinoamérica

Nikola Tesla, una de las mentes más brillantes de los últimos tiempos, no solo tuvo una obsesión enorme por llevar a la humanidad hacia la modernidad, sino que parte de su interés se centró en una de las maravilla del mundo: las pirámides de Egipto. Para el científico serbio, las pirámides de Guiza tenían un trasfondo más importante que solo funcionar como enormes mausoleos.

Un depósito energético

Tesla Y Las Piramides
Pirámide, red de energía.

Tesla creía que las pirámides egipcias resultaban ser fuentes de energías ilimitadas, gracias a su cobertura compuesta por piedra caliza blanca, las cuales tienen importantes propiedades aislantes. Así mismo, los bloques que están en su interior tienen depositados pequeños cristales y metales, y sus ejes son de granito, elemento un tanto radiactivo que permite la ionización del aire.

Sus propias pirámides

Tesla Y Las Piramides2
Torre Wardenclyffe.

Sus estudios lo llevaron a pensar que las pirámides, en realidad, eran sistemas generadores de iones. De hecho, construyó sus propias pirámides, entre ellas la Estación Experimental Tesla, en Colorado, y la Torre Wardenclyffe, o Torre Tesla. De esta manera, habría descubierto que las pirámides de Egipto habrían funcionado como sistemas generadores de iones negativos.

Fuente
ecoosfera.com
Créditos Imagen
Istock / Wikimedia Commons