Inicio

La batalla que torció el rumbo de la Segunda Guerra Mundial

En mayo de 1944, el joven capitán Robin Rowland llegó a la ciudad de Kohima, en el noroeste de la India, junto a grupo de combatientes anglo-indios para ayudar a una división de soldados que se encontraba bajo el ataque de fuerzas japonesas, diez veces más numerosas.

Los japoneses llegaron a Kohima a través del actual territorio de Myanmar, con el objetivo de invadir India; ya habían derrotado a los británicos, pero nadie esperaba que el avance continuara de manera avasallante. Cuando lo hicieron, las tropas anglo-indias que defendían los territorios anexos se vieron rodeadas por más de 15 mil soldados japoneses.

La batalla que torció el rumbo de la Segunda Guerra Mundial - 1

El brutal combate quedó confinado en Garrison Hill, en una lucha que terminó siendo un combate cuerpo a cuerpo de peculiar distancia: una cancha de tenis separaba los batallones. El ejército anglo-indio dio batalla durante semanas y logró evitar que los japoneses avanzasen y capturasen la ciudad de Dimapur.

La batalla que torció el rumbo de la Segunda Guerra Mundial - 2

Frente a la retirada de la división japonesa en junio de 1944, las fuerzas anglo-indias tuvieron la obligación de perseguir a los japoneses. Algunos de los soldados orientales murieron de cólera, fiebre tifoidea y paludismo; sin embargo, la mayor parte murió de hambre por falta de suministros.

La batalla que torció el rumbo de la Segunda Guerra Mundial - 3

El historiador militar Robert Lyman explica que este combate cambió el rumbo la Segunda Guerra Mundial en Asia y se transformó en la “primera gran derrota en el Lejano Oriente”. Así mismo, la batalla en el noreste de India nunca se acercó a las dimensiones del Día D, Waterloo u otros conflictos armados en Europa y el Norte de África; de hecho, algunos la llaman “la guerra olvidada”.


Fuente: lanacion.com.ar

Imágenes: Wikimedia Commons