Inicio

Los últimos días de Juan Díaz de Solís: ¿fue devorado por los charrúas?

Por History Channel Latinoamérica el 15 de Diciembre de 2020 a las 11:21
Los últimos días de Juan Díaz de Solís: ¿fue devorado por los charrúas?-0

En 1515, el rey de España, Fernando “el Católico”, nombró a Juan Díaz de Solís como piloto mayor y lo envió hacia las tierras ubicadas al sur de Brasil para cumplir una misión secreta: tomar posesión de dichos territorios antes que los portugueses. Sin embargo, el rey no confiaba plenamente en Solís, y decidió enviarlo junto una persona con poderes mayores a los que él poseía.

A principios de 1516, la embarcación ya se encontraba frente al supuesto estrecho que, según la perspectiva del navegante, permitía cruzar del Atlántico al Pacífico: el Río de la Plata. Por otra parte, Solís pidió a uno de sus lugartenientes que probase el sabor del agua de aquel mar y, al resultar dulce, decidió llamarlo “Mar Dulce”.

Los últimos días de Juan Díaz de Solís: ¿fue devorado por los charrúas? - 1

Unos días más tarde, la flota decidió realizar un alto en la isla Martín García con el fin de enterrar al despensero, quien había fallecido durante la expedición. Sin embargo, esta breve parada para realizar un ritual mortuorio, trajo severos problemas para la embarcación: a pocos días de llegar, Solís y ocho compañeros más fueron asesinados a flechazos por los charrúas.

Los últimos días de Juan Díaz de Solís: ¿fue devorado por los charrúas? - 2

El pueblo amerindio ocupaba un extenso territorio, comprendido por la actual República Oriental del Uruguay, Entre Ríos provincia de la República Argentina y el sur de Brasil. No sólo fueron una etnia guerrera por excelencia, sino que, a partir de 1811, se unieron a las fuerzas de Artigas y crearon lazos de hermandad.

Los últimos días de Juan Díaz de Solís: ¿fue devorado por los charrúas? - 3

Nunca se supo si los charrúas realmente se comieron a Solís y su embarcación. Un cronista, de nombre Herrera, aseguró que “los indios, tomando a cuestas a los muertos, y apartándoles de la ribera hasta donde los del navío los podían ver, cortaban las cabezas, brazos y pies, asaban los cuerpos enteros y se los comían”.


Fuente: clarin.com (Felipe Pigna)

Imágenes: Jean-Baptiste Debret, Dominio público Dominio, via Wikimedia Commons / Ulpiano Checa (1860-1916), Dominio público Dominio, via Wikimedia Commons De Biblioteca Rector Machado y Nuñez , Dominio público