.303 ENFIELD SMLE MKIII

En 1914 un oficial del Ejército Británico realizó 38 aciertos en un blanco de 30 centímetros a unos 300 metros en tan solo un minuto, estableciendo de esa forma la mejor marca con esta arma.

Las siglas del “Short Magazine Lee Enfield”, SMLE, era pronunciado por los soldados “smelly”, lo que en inglés significa maloliente; se bromeaba mucho al respecto y de hecho coloquialmente se lo llamaba de esta manera.

Durante la Primera Guerra Mundial, se encontró al Mk III demasiado complicado de fabricar y se buscaron simplificaciones. En 1916 se creó el Mk III* que incorporaba varias mejoras. A causa de la incapacidad de las principales fábricas (RSAF Enfield, Birmingham Small Arms, y London Small Arms) de satisfacer los pedidos de producción militares, se comenzó a fabricar piezas o armas completas en distintas compañías, creando un pequeño escándalo político.

La fabricación del SMLE se hacía complicada por la gran variedad de piezas que interactuaban en el mecanismo.

La puesta en práctica y en batalla del adiestramiento especial recibido por los soldados ingleses para usar el rifle a 30 disparos por minuto hizo creer a los alemanes que se enfrentaban a una situación de similar a un fuego de ametralladora.

La transición definitiva del modelo Lee-Metford al SMLE fue larga, complicada y controversial. El modelo tuvo que pasar por muchas modificaciones y pruebas antes de lograr el resultado definitivo. Recién para 1907 se aprobó definitivamente el modelo que acompañaría al ejército del Imperio Inglés a lo largo de dos guerras mundiales.

No era sencillo para los ejércitos soportar tantas variaciones en el armamento. De hecho las viejas creencias consideraban un error cambiar de arma en medio de un conflicto. Esto se puso de manifiesto en el ejército alemán que, a pesar de haber desarrollado nuevas armas, preferían llevar a combate los modelos ya probados.