GOTHA IV

El 13 de junio de 1917 despega de la base del KampfGeschwader 3 el capitán Brandenburg, al mando de la unidad que tenía la misión de bombardear la ciudad de Londres a plena luz del día. Este escuadrón estaba formado por bombarderos pesados Gotha G.IV.

Veintrés Gotha G IV despegaron de Gand, Bélgica en esta misión histórica. Al poco tiempo de haber despegado dos de los aviones tuvieron que dar vuelta detrás debido a problemas mecánicos. Lo mismo sucedió más tarde con otros cuatro aviones que debieron bombardear otros blancos y regresar por los mismos problemas. Un total de 17 bombarderos llegaron sobre la mañana de Londres. A pesar de la niebla y estando a 15.000 pies de altura, arrojaron 128 bombas con efectos demoledores. En total se tiraron 4.400 kilos de alto explosivo.

Las primeras bombas impactaron a las 11:35 hs sobre los docks y las fábricas al este del Támesis. Cinco minutos más tarde caerían 72 bombas alrededor de la Liverpool Street Station, el cual era uno de los objetivos indicados por Brandenburg. Una de las bombas estalló sobre un vagón comedor repleto de pasajeros. Allí es donde se produjeron la mayor parte de las 162 víctimas mortales del ataque, sumando, aparte, varios centenares de heridos. Otro blanco alcanzado fue la Escuela Popular, en la Upper North Street, provocando numerosas muertes entre los estudiantes.

Para la población de Londres este ataque no sólo fue inesperado, sino que quedaron atónitos, ya que no podían creer que el bombardeo sobre la ciudad sea a plena luz del día.

Una vez completada la misión, la England Geschwader debió reunirse en formación cerrada para defenderse de los cazas británicos que despegaron en contraataque. De los treinta aviones ingleses, sólo dieciséis de ellos lograron llegar a aproximarse a los Gotha, aunque solo uno pudo atacar verdaderamente. Como los G.IV se habían alivianado de sus bombas, pudieron tomar altitud hasta tal punto que los cazas británicos desistieron de seguirlos en cuanto cruzaron la costa. Todos los bombarderos alemanes aterrizaron en su base sin inconvenientes.

Aquella fue la primera de 22 incursiones sobre Inglaterra en manos de los Gotha G.IV, que en total arrojaron 84.740 kilogramos de alto explosivo.