Tierra de historia milenarias

Cultura

La sociedad brasileña es compleja y rica en matices. Cada región de su inmenso territorio tiene una cultura típica y distintiva de reconocida fama mundial.

El sur ha desarrollado un estilo de vida relacionado con la actividad agro ganadera. La cultura gaucha, con sus tradiciones relacionadas a la vida campestre y la producción rural guarda relación con la desarrollada en Argentina y Uruguay. En la costa sur la migración y la vida urbana dio lugar a un estilo cultural distintivo que tiene a Río De Janeiro como epicentro. Se caracteriza por la sensualidad de sus expresiones artísticas y el erotismo como temas recurrentes. La bossa nova, creada en los años 50 a partir de la mezcla de ritmos locales con el jazz por parte de precursores como Jacob de Jobim y WaldirAzevedo, es quizás la que mejor representa la cultura carioca.

Hacia el norte, el sincretismo religioso entre el catolicismo y el aporte africano creó una mixtura centrada en la espiritualidad. Salvador de Bahía, la ciudad que cuenta con una iglesia por cada día del año, es sede de expresiones famosas a nivel mundial. El Olodum fue desarrollado por la comunidad negra de Salvador. Está formado por decenas de ejecutantes de diferentes variedades de instrumentos de percusión que marchan al son de canciones que denuncian la postergación de los miembros de esa raza o relatan historia de persecución y segregación a manos de los criollos. El nordeste, cuenta con sus propios ritmos musicales entre los que se destaca el Brega, el Forró, la Lambada y el Axé.

Río de Janeiro y Salvador de Bahía compiten cada año para definir quien organiza el festejo de Carnaval más espectacular. En Río de Janeiro, 16 “escolas do samba” desfilan en un estadio construido para tal fin y al que acuden millones de espectadores provenientes del todo el mundo. En Salvador, el desfile recorre las calles con sus “tríos eléctricos”, carrozas alegóricas que avanzan por entre una multitud de espectadores. En ambas ciudades y en toda aquella localidad brasilera donde se festeja el carnaval, este periodo es el momento cuando el desenfado, el exceso y el abandono de la timidez son la regla social más aceptada.

La amazonia brasileña también desarrolló su propia identidad cultural a partir de la mezcla de componentes aborígenes y migratorios. Pero además cuenta con las tradiciones inalteradas de los grupos aborígenes que habitan la selva amazónica y cuyo contacto limitado con los blancos ha preservado sus costumbres milenarias.