Variedad al extremo

Geografía y Clima

Por ocupar casi la mitad de la superficie de Sudamérica, Brasil reúne una variedad de climas y ecosistemas de características extremas. El sur, cubierto de llanuras de suaves ondulaciones se caracteriza por un clima templado subtropical y los terrenos fértiles para las actividades agro ganaderas. El sudeste, en donde se concentra la mayor parte de la población, es recorrida por sierras de regular altitud que encajonan a valles en donde la producción agro ganadera se ve favorecida por la humedad proveniente del océano. El clima tropical y la alta tasa de humedad ayudan a la formación de nutridos bosques. El centro del país es recorrido por los pantanales húmedos y poco poblados del ecosistema del Mato Grosso. El nordeste del país es ocupado por dos extensas mesetas de clima de cima más seco en dirección al centro del país. El litoral nordestito posee un clima tropical húmedo con presencia de frondosa vegetación. Hacia el norte se halla la región amazónica, inmenso ecosistema cubierto por selvas sometidas a un régimen de estaciones de lluvia y sequía periódicas. Aunque el Amazonas es objeto de una continuada deforestación, la mayor parte del macizo vegetal permanece inalterado e inmune a la penetración del hombre moderno.