Inicio

Atascaburras o Japuta: platillos españoles con nombres rarísimos

Dentro de la destacada gastronomía española, existen platillos con nombres tan curiosos como sus orígenes.
Autor
HISTORY Latinoamérica

La gastronomía española es reconocida por tener los platos más sanos, variados y deliciosos del mundo. Así mismo, otra de las cualidades que posee la cocina viene acompañada del humor, ya que existen platillos con denominaciones más que curiosas. Estas son algunas recetas que podrían impactarte simplemente con su nombre.

Atascaburras

Platos Nombres Raros
Atascaburras.

El platillo, clásico en la cocina manchega, lleva patatas, bacalao, ajo, nueces y huevo cocido. Según los fanáticos, esta receta es ideal para quitar el hambre y el frío de un solo bocado. Su nombre habría surgido cuando dos pastores quedaron varados durante una fuerte nevada y, con los recursos que poseían, crearon esta obra. Al comerlo, expresaron: “para hartar hasta a las burras”.

Duelos y quebrantos

Platos Nombres Raros
Duelos y quebrantos.

Se trata de un platillo humilde, sencillo y contundente. Está compuesta por dos huevos, chorizo, jamón, tocino y, en algunos casos, se le agregan sesos de cordero. Hay teorías que suponen que servía para probar la fe de los judíos y musulmanes, quienes debieron abrazar obligatoriamente al cristianismo durante la Edad Moderna, cuyas religiones no les permiten comer cerdo.

Engañamaridos

Engañamaridos
Engañamaridos.

Los huevos cocidos rebozados, llamados “engañamaridos” o “huevos tontos”, es un plato clásico de la cocina aragonesa, muy consumido durante la Semana Santa. Según los historiadores, las mujeres engañaban a los maridos en aquellos días religiosos donde no podían comer carne, mediante estas croquetas que parecían de origen vacuno.

Japuta

Platos Nombres Raros 1
Japuta.

La receta confeccionada con este pecado plateado, conocido como palometa negra, lleva un nombre realmente grosero. Sin embargo, los expertos en historia gastronómica afirman que su origen no es despectivo: viene del árabe hispano “šabbúta” y, con el paso del tiempo y la mutación en el lenguaje popular, se fue transformando hasta llegar a Japuta.

Fuente
65ymas.com (Marta Vicente)
Créditos Imagen
Istock / Ibancito, Jorgehdezalonso - vía Wikimedia Commons