2011, Bin Laden y el desastre de Fukushima