Descubre los misterios más apasionantes de la historia navegando en nuestra sección de contenido digital exclusivo.

HUMANIDAD

Anunnaki: los dioses sumerios que bajaron del cielo

Existen diversas teorías sobre el origen del mundo y las fuerzas que controlan la evolución de los seres humanos. Según antiguos textos sumerios, los Anunnakis son entidades celestiales descritas como “los que descendieron del cielo”. Estos seres fueron representados como súper poderosos y avanzados, tanto que habrían diseñado la humanidad cientos de miles de años antes de lo que actualmente se cree. 

 

En el relato del Génesis, Nibiru -el duodécimo planeta- se encontraba poblado por humanoides parecidos a los humanos: los Anunnakis. Sin embargo, estos seres abandonaron su atmósfera y viajaron a través del sistema solar con el fin de encontrar oro y metal especial que pudiese resolver ciertas problemáticas de su civilización. Se estima que habrían llegado a la Tierra hace unos 432 mil años.

ANUNNAKIS DIOSES

Una vez instalados, estos seres espaciales levantaron siete ciudades principales, que utilizarían como puntos estratégicos del plan de Enlil para concretar su misión en la Tierra. Las ciudades se encontraban en la actual Mesopotamia, entre los ríos Tigris y Éufrates, en territorio de lo que se reconoce como Irak. Los Anunnakis decidieron bautizar a esta región bajo el nombre de “Edin”. 

ANUNNAKIS DIOSES

En una de sus ciudades se encontraban ocultas las “tablas del destino”, las cuales contenían información muy valiosa para los Anunnakis. Estas tablas funcionaban como llaves de acceso a la activación de armamentos destructivos, controlar armas espaciales, o también dirigir dispositivos tecnológicos. Estos seres poseían medicina, métodos de defensa y más innovaciones reservadas para su élite.

ANUNNAKIS DIOSES

En estas redacciones sumerias se detallaba el llamado “Mito de Zu”: un Annunaki considerado como un demonio diferente al resto. No se conocen muy bien los orígenes de este ser, llamado “Pazuzu”. El nombre Pazuzu y Zu, también fue conocido como Anzu, “Aquel que conoce los cielos”. Se decía que era el dios del viento maligno, las tormentas, pestes, plagas y fiebres.

Si quieres conocer más Misterios de la Historia, haz clic aquí.


Fuente: cronica.com.ar (Karina Limura)

Imágenes: Shutterstock