Carros

8 motores que cambiaron el mundo

Por: HISTORY Latinoamérica

@QUAKERSTATEMEXICO te acompaña a leer la siguiente nota:

Establecer qué motores lograron revolucionar la mecánica mundial, puede resultar un tanto conflictivo, especialmente porque todo depende de los parámetros y la perspectiva con que se mida a cada uno. Sin embargo, es posible enumerar algunos de los motores que, por distintos motivos, establecieron un punto de inflexión y un nuevo horizonte a seguir.

Motor diésel: la robustez, durabilidad y confiabilidad de este motor, sumado a un menor consumo y costo de uso, sin mencionar la gran potencia que desarrolla a bajas revoluciones, le ha valido un puesto en este listado de motores revolucionarios.

Ford V8 de cabeza plana: es considerado el primer motor de producción en serie masiva, al punto que hoy se cuentan millones de unidades fabricadas y tan sólo algunas pocas modificaciones mecánicas a través de las décadas.

Motor Wankel: también conocido como motor rotativo, fue patentado por el ingeniero alemán Felix Heinrich Wankel, en 1929, aunque su fabricación masiva demandó algunas décadas de trabajo. Se trata de un motor que prescinde del uso de cilindros, mucho más compacto y ligero, además de potente y silencioso.

Motor turbo: también conocido como turbocompresor, se trata de un sistema revolucionario, que aprovecha los gases de escape para accionar una turbina que, a su vez, alimenta a un compresor de aire de admisión. Así, sobrealimentando de aire a los cilindros, inyecta mayor cantidad de oxígeno, lo que redunda en una mayor potencia.

Motor Bóxer: es un motor de cilindros opuestos en horizontal, que revolucionó especialmente el mundo de las motocicletas y de la aviación. Se trata de una mecánica más plana, lo que permite una tendencia natural al equilibrio y logra un centro de gravedad más bajo.

Motor VVT: es un tipo de motor con tiempo de apertura variable de las válvulas, lo que permite controlar con precisión los tiempos de admisión y escape, redundando en un mayor rendimiento y la reducción del consumo y emisión de gases contaminantes.

Motor TDI: a la aparición del motor diésel y del motor turbo, se sumó la inyección directa de combustible en la cámara de combustión, dando paso a uno de los motores más exitosos de los últimos 28 años. Esta tecnología transformó al motor diésel para hacerlo más potente, reduciendo al mismo tiempo el consumo y los ruidos.

Motores híbridos: el término más adecuado para esta tecnología es motorización híbrida, ya que no es en realidad un motor, sino una combinación de varios motores. Generalmente se trata de un motor térmico y al menos otro eléctrico; el segundo aprovecha la energía que desperdicia el primero para generar más energía, logrando reducir el consumo hasta un 35 por ciento.