ALBERT EINSTEIN

Albert Eistein tenía razón: las ondas gravitacionales existen.

Albert Einstein predijo hace más de 100 años, en el marco de su Teoría General de la Relavitidad,  la existencia de ondas  gravitacionales. Científicos de todo el mundo, intentaron durante décadas,  detectar estas ondas, básicamente para entender las leyes del Universo y  cómo los objetos hacen que el espacio-tiempo se curve. Pero hoy, 11 de febrero de 2016, la historia se vuelve a escribir.

En una multitudinaria conferencia de prensa en Washington, los científicos del observatorio estadounidense de interferometría láser (LIGO) pusieron fin a meses de rumores y gran expectación entre la comunidad investigadora ante un hallazgo que abre la puerta a redescubrir el Universo, esta vez, sin necesidad de la luz. "Señoras y señores, hemos detectado las ondas gravitacionales."

"Hemos detectado ondas gravitacionales", anunció este jueves David Reitze, director ejecutivo del Observatorio Avanzado de Interferometría Láser de Ondas Gravitacionales, conocido como LIGO.

Esto se debe a que hasta ahora los objetos del espacio se habían podido estudiar con ondas electromagnéticas, es decir con la radiación que emitían.

Pero los objetos también emitan estas perturbaciones que se acaban de detectar, por lo que a partir de ahora, los físicos podrán mirar los objetos con las ondas electromagnéticas y escucharlos con las gravitacionales.

"No estamos hablando de expandir un poco más el espectro electromagnético, sino que es un espectro nuevo", agregó.

Luego, quien tomó la palabra fue la argentina Gabriela González, una de las líderes del equipo científico que consiguió este logro. González, nacida en Córdoba, contó que en septiembre del año pasado vieron el indicio que necesitaban para confirmar la teoría.

La experta señala que con las ondas electromagnéticas uno puede recibir información del Universo cuando tenía una edad de 300.000 años. "En cambio, con las ondas gravitacionales puedes ver las que se emitieron cuando el Universo tan solo tenía un segundo de edad".

Para los expertos, este descubrimiento marca una fecha histórica en la que empieza una nueva era de la astronomía.

Fuente: BBC / ABC

Imagen: Wikimedia Commons