CIENCIA Y TECNOLOGÍA

Anarquismo, exilio y guerra: la gran historia del padre del futbolito

Mientras convalecía por una bomba en la guerra civil, Alejandro Finisterre inventó el 'fútbol de mesa', uno de los juegos más jugados del mundo.
Por: HISTORY Latinoamérica

El 6 de mayo de 1919, nació el poeta, editor e inventor español Alejandro Campos Ramírez, más conocido como Alejandro Finisterre. En 1937, patentó uno de los juego con mayor presencia en todo el mundo, desde Europa y América, hasta los lugares más escondidos de Asia: el futbolito, también conocido como fútbol de mesa, metegol o futbolín.

  • Los comienzos del metegol

 Dibujos de la patente estadounidense de 1933 del Fútbol de mesa.

Dibujos de la patente estadounidense de 1933 del Fútbol de mesa.

Respecto a su nombre completo, Finisterre utilizó como apellido la denominación de su localidad natal (Finisterre, provincia de La Coruña, en España), la cual estuvo marcada por la Guerra Civil. El español debió exiliarse durante la contienda y, en 1937, patentó el futbolito, que ideó como entretenimiento para los mutilados republicanos.

  • Un invento de guerra

 Partido de fútbol de mesa.<

Partido de fútbol de mesa.

La historia sobre cómo creó el primer modelo de futbolito comenzó durante la guerra, en la que terminó convaleciente por la explosión de una bomba en Madrid y debió ser evacuado a Catalunya. Imposibilitado en el hospital de Montserrat, pensó en un prototipo de juego que ayudase a los heridos de guerra a jugar fútbol.

  • Un juego potenciador y colectivo

 Personas que juegan disfrutando del futbolín.

Personas que juegan disfrutando del futbolín.

Finisterre, quien falleció en 2007, consideraba que su invento se mantuvo a lo largo de la historia porque se trata de un juego que tiene la capacidad de potenciar las aptitudes mentales y físicas, coordinar los reflejos, estimular la coordinación de los ojos con las manos y del jugador con el compañero, dándole lugar a las actividades colectivas.

Podría interesarte:


Fuente: elperiodico.com

Imágenes: Istock