CIENCIA

Asombroso: Un niño de 13 años construyó su propio reactor de fusión nuclear

Jamie Edwards, con tan sólo 13 años de edad, es un estudiante de la ciudad de Preston, en Inglaterra, que se erigió como el científico nuclear más joven de la historia al fusionar dos átomos de hidrógeno en uno de helio durante un proyecto para la escuela a la que asiste.

Es toda una rareza, pero lo cierto es que mientras la mayoría de los jóvenes de su edad todavía ni siquiera vislumbran una vocación, Jamie no duda en afirmar que es un científico nuclear amateur (uno increíblemente joven, por cierto). Cuando sus compañeros esperaban con ansias la finalización del día escolar para dar rienda suelta al entretenimiento de la televisión y los videojuegos, él sólo contaba los minutos para poder echar mano a su proyecto de construcción de un reactor de fusión nuclear, lo que hacía todos los días después de clases.

La historia de este éxito temprano comenzó con un proyecto de ciencia promovido por su escuela, la Penwortham Priory Academy. El asombro de profesores y autoridades escolares cuando Jamie propuso su idea no fue menor, por supuesto, pero decidieron apostar fuerte a su convicción con un voto de confianza y el financiamiento de los 3.350 dólares que se necesitaron para poder realizarla.

Entre los requerimientos del novel científico se contaron materiales como una cámara y una bomba de vacío, válvulas, barras de aluminio y cable de tungsteno, entre otros. Según él mismo precisó en su blog, donde día a día fue relatando el avance del proyecto, localizar y sellar las fugas en la cámara de vacío fue uno de los mayores desafíos a superar.

Tras asistir a un riguroso curso sobre seguridad de radiación, finalmente el día de poner en funcionamiento el reactor llegó. El momento fue captado por las cámaras de televisión: Jamie manipuló perillas y botones con la prestancia del científico más avezado y, tras algunos segundos, dos átomos de hidrógeno se fusionaron para crear un átomo de helio. Con tan sólo 13 años, este joven maravilla logró completar exitosamente un proceso de fusión nuclear con el reactor que él mismo construyó.