cientificos

Científicos hallaron un río de plasma que protege al planeta Tierra de las tormentas solares

Científicos de los Estados Unidos lograron identificar un río de plasma que naturalmente protege al planeta Tierra de las tormentas solares.

Ya era sabido que nuestro planeta se defiende del viento solar mediante un campo magnético denominado magnetósfera. Así, el intenso flujo de partículas cargadas que proviene del Sol llega hasta este campo magnético y ambos comienzan a interactuar, ocurriendo entonces una reconexión de las líneas de fuerza de ambos campos y la posterior impregnación de partículas de viento solar en la Tierra.

Hasta hoy, la ciencia creía que la intensidad de este proceso dependía plenamente de la magnitud del viento solar. Sin embargo, los últimos estudios científicos lograron demostrar que el campo de plasma rodeando a la Tierra -denominado plasmasfera- influye también en la interacción entre las líneas de fuerza de la magnetósfera y el viento solar.

Según las últimas conclusiones científicas, cuando la magnetósfera sufre un fuerte impacto de viento solar, una porción del plasma frío que rodea al globo terráqueo se desplaza hacia el límite del campo magnético más cercano al Sol. De este modo logra incrementar la masa de materia en la región que interactúa con el viento solar, de tal modo que la reconexión magnética se hace sensiblemente menos activa.

John Foster del Observatorio Haystack en el Instituto Tecnológico de Massachusetts, Estados Unidos, analizó junto a su equipo las señales GPS provistas por satélites y distorsionadas a raíz de la influencia de las tormentas magnéticas. Contrastándolas con las señales de los satélites que estudian el comportamiento de las auroras boreales, pudieron registrar el flujo de plasma frío moviéndose durante el transcurso de la tormenta solar que azotó a la Tierra en enero de 2013.

Finalmente, los científicos concluyeron que si bien el campo magnético de la Tierra ayuda a proteger la vida sobre su superficie, el plasma que fluye en el espacio y ralentiza el proceso de reconexión es fundamental para que la influencia del Sol sobre nuestro planeta no resulte tan devastadora.