HUMANIDAD

Cómo el pan terminó por destruir al Imperio romano

El ensayo “Seis mil años de pan”, publicado originalmente en 1944 por H. E. Jacob, fue recuperado y relanzado al público por la editorial Renacimiento. En esta obra se construye un codicioso estudio sobre el alimento del hombre más difundido culturalmente, desde la prehistoria hasta la II Guerra Mundial: el pan.

Los tahoneros romanos fueron los primeros en cobrar poder dentro de la sociedad y -luego de que los emperadores cedieran derechos y privilegios especiales a estos “artistas del pan”- se convirtieron en funcionarios públicos. Este accionar no tuvo buenas consecuencias para los tahoneros ni para Roma: El pan hizo grande al Imperio romano, pero también lo destruyó.

PAN IMPERIO ROMANO

La era de la decadencia romana comenzó con las palabras de Plinio “los grandes latifundios han destruido a Italia". No sólo las invasiones bárbaras ni el federalismo del emperador Diocleciano habrían bastado para destruir al imperio: se desarrolló la peor política agraria de la historia. De hecho, historiadores coinciden en que Roma hubiese sobrevivido si no se hubiese hecho del pan un “circo político”.

PAN IMPERIO ROMANO

El agricultor adinerado abusaba de su poder para producir todo a menor costo, pudiendo ofrecer el pan a precios más bajos. El agricultor pobre no podía competir con él, ya que sus ganancias eran mínimas. Entonces, venía a visitarlo el rico y le compraba sus tierras por un precio ridículo. El Estado abandonó lentamente a sus agricultores, generando una disputa que terminaría en un hostigamiento agrario.

PAN IMPERIO ROMANO

Los grandes terratenientes dejaron gradualmente de cultivar granos. Les resultó más lucrativo usar sus tierras para grandes pastoreos: el ganado vacuno y las ovejas dejaban beneficios mucho mayores que el grano. Los vendedores de cereales no podían crecer en Italia, ya que eran traídos en barcos, con fletes sumamente bajos, de las posesiones romanas de ultramar.


Fuente: elespanol.com

Imágenes: Shutterstock / Wikimedia Commons/ elespanol.com