HUMANIDAD

Cómo veraneaban los emperadores del Imperio romano

Los emperadores romanos inventaron lo que se conoce como “turismo veraniego”, ya que huían del fragor de Roma cuando se transformaba en un lugar inhabitable a causa del tráfico y el ruido. Fue entonces cuando nació la idea de pasar el verano en zonas pacíficas o construirse una casa junto a la playa en pequeños pueblos europeos.

Uno de estos pueblitos fue Anzio -50 kilómetros al sur de Roma-, un lugar de pescadores que se puso de moda entre la burguesía. Los nobles decidieron construir sus casas a orillas del Mediterráneo, en búsqueda de tranquilidad, reposo y favores. Uno de ellos fue Cayo Mecenas, asesor de César Augusto, al que le unió una gran amistad hasta que descubrió la obsesión con su esposa.

.VERANEO EMPERADORES ROMA

Sicilia fue otro de los destinos favoritos de la época, por su calor procedente del continente africano y porque aún quedaban en pie las construcciones y obras de arte que habían dejado los griegos, que otorgaba un toque cultural a las estancias. Fue así, hasta que las guerras púnicas corrompieron con la tranquilidad del ambiente y la isla sureña perdió interés para los romanos.

.VERANEO EMPERADORES ROMA

Otro pueblo fue Tívoli, un bello lugar que logró despertar grandes pasiones al emperador Adriano. De inmediato, pasó a ser la cuna de los patricios, quienes levantaron lujosas villas próximas al palacio real. Se aprovecharon de los bosques y las fuentes naturales que creaban un entorno maravilloso, e incluso las ruinas que se conservan actualmente dan una idea del paraíso veraniego de aquel lugar.

.VERANEO EMPERADORES ROMA

Las orillas del lago Averno, situado a unos 20 kilómetros de Nápoles, fue en realidad el cráter de un volcán relleno de agua gris y tranquila, donde muchos veraneantes acudían a rendir culto a Apolo. En las proximidades se encuentra el lago Lucrino, lugar de verano del gran filósofo Marco Tulio Cicerón. El orador también poseía otra en Formies, donde escribió sus tratados de retórica y filosofía.


Fuente: deia.eus

Imágenes: Wikimedia Commons / deia.eus