tecnología

¿Computadoras de diamantes?

Cuando parecía que el campo de descubrimientos sobre posibles transmisores de información estaba ya saturado, un grupo de científicos de la Universidad Estatal de Ohio presentó una posibilidad sorprendente: la de hacer fluir la información a través de hilos de diamantes. Efectivamente, con sorpresa y entusiasmo advirtieron que los electrones fluían, y su movimiento difería sensiblemente del de la electrónica convencional: aquí se quedan en su lugar y pasan la información de uno a otro por el cable mediante el “spin”, efecto similar al movimiento de una hilera de espectadores de fútbol haciendo la famosa “ola” en un estadio. Dado que el spin del diamante es mejor que el de la mayoría de los metales que presentan esta característica con los que se ha experimentado, se espera que en poco tiempo este experimento de lugar a la “espintrónica”, una generación de computadoras más rápidas y potentes que las que conocemos en la actualidad. Entre otras ventajas materiales, el diamante es duro, transparente, eléctricamente aislante, impermeable a la contaminación ambiental, resistente a los ácidos y no mantiene el calor, lo que lo diferencia de los semiconductores.

Al pensar en la posibilidad (inmediata) de aprovechar este hallazgo para comenzar a producir ganancias, algunos se preocuparon por la inversión que significaría la adquisición de diamantes para desarrollar computadoras; el director de la investigación publicada en la revista Nature Nanotechnology, Chris Hammel, los tranquilizó, advirtiendo que se trata de un diamante sintético, de las mismas condiciones que el natural, pero menor costo. Así que el riesgo económico no obstaculizará la llegada de una posible “era del diamante” en informática.