Carros

Cuidados preventivos: cómo mantener tu auto en perfectas condiciones

@QUAKERSTATEMEXICO te acompaña a leer la siguiente nota:

Cuando se adquiere un nuevo vehículo, es esperable que perdure a través del tiempo en las mejores condiciones posibles. Por eso, realizar los chequeos preventivos necesarios para garantizar su óptimo funcionamiento y máxima seguridad, resulta de vital importancia.

Llevar el auto al taller con la periodicidad indicada por el fabricante es fundamental, pero también existen otros puntos a tener en cuenta:
El mantenimiento preventivo del auto es clave para evitar arreglos que podrían ser excesivamente costosos.

Entre los 5 mil y 10 mil kilómetros, hay que reemplazar el aceite del motor y revisar el aceite de transmisión. Dependiendo de los tiempos que cada marca sugiera, será necesario chequear correas, mangueras y filtros.

Las baterías suelen tener una vida útil de entre dos y tres años, por lo que es importante mantenerlas en perfectas condiciones. Además, hay que realizar revisiones periódicas de las luces, las gomas, el líquido de frenos, las pastillas y los discos. Estar atento a cualquier falencia en estas áreas puede prevenir accidentes y roturas vehiculares. 

Otros dos aspectos importantes a controlar, para evitar costosos procesos, es chequear el estado de los amortiguadores, puesto que, más allá de afectar el confort del viaje, pueden generar incidentes. Por otro lado, revisar que el caño de escape no esté roto ni oxidado, ayuda a conocer el estado de salud del automóvil; en caso de algún inconveniente, el humo se torna más oscuro y genera un fuerte olor.

Frente a cualquier indicador de desgaste del vehículo es necesario acudir al taller para evitar problemas. En caso de que no se vean señales claras, cada 20 mil kilómetros resulta ideal realizarle un chequeo profesional.