ARQUEOLOGÍA

Descubren geoglifos anteriores a las líneas de Nazca

Un equipo de investigadores formado por arqueólogos estadounidenses y peruanos halló, en el valle de Chincha, 200 kilómetros al sur de Lima (Perú), 71 líneas hechas con piedras de diferente tono que el terreno, y otras 353 marcas que conforman una red que conecta varios montículos; puestos de observación que permitían ver al Sol ponerse entre varios pares de líneas con precisión matemática. Los científicos centraron sus excavaciones en el valle de Chincha, ya que esta zona fue el centro de la cultura Paracas, previa a la de Nazca, y que tuvo su apogeo entre el 800 y el 100 a.C. Luego de excavar durante tres años en un área de 30 Km2, encontraron este tesoro arqueológico.

Charles Stanish, director de esta exploración para la Universidad de California en Los Ángeles, explica que “las líneas de Chincha son similares en estilo de construcción a las de Nazca. Sin embargo, aquí no hay figuras de animales como en aquellas. Casi todos los geoglifos de Chincha son lineales”. Las hileras de piedra de varios kilómetros también traman construcciones que, sugieren los investigadores en el artículo publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Science, debían tener una función ceremonial “Los geoglifos eran parte de un gran paisaje teatral diseñado para recibir a las comunidades que los visitaban (…) Algunas líneas marcaban los solsticios y posiblemente otros fenómenos como los equinoccios. Otras eran caminos a algunos complejos piramidales y algunas conectaban diferentes zonas de la pampa”. Luego de comprobar la grandeza del descubrimiento, los investigadores pusieron a prueba, mediante la datación de carbono, la antigüedad de las líneas; en efecto, fueron tendidas hace 2.300 años, al menos tres siglos antes que las de Nazca.