HUMANIDAD

El agua dulce se está acabando

Aunque el 70% de la superficie de la Tierra esté cubierta de agua y su volumen permanezca constante (1.386.000.000 kilómetros cúbicos), la humanidad se encuentra frente a un gran problema: hay una crisis global de agua potable. Según los últimos datos estadísticos, casi el 97,5% no es apta para el consumo humano y tanto las poblaciones como las temperaturas siguen creciendo constantemente.

Los especialistas afirman que la demanda mundial de agua se incrementará en un 55% para 2050. Gran parte de este aumento estará impulsada por la agricultura, que representa el 70% del consumo mundial de agua dulce. Además, se estima que la extracción de agua con fines energéticos, utilizada para centrales de refrigeración, aumentará en más del 20%.

Un estudio creado por la NASA, asegura que muchas de las fuentes de agua dulce del mundo están siendo drenadas más rápido de lo que se están recomponiendo. De las principales reservas acuíferas del mundo, más de la mitad se están disminuyendo, desde India y China hasta Estados Unidos y Francia.

AGUA DULCE

Sin embargo, existen modelos ejemplares como Israel, que consideran a la disponibilidad de agua una cuestión de seguridad nacional. Mediante el reciclaje de aguas residuales, la instalación de saneamiento de Shafdan cerca de Tel Aviv suministra más de 140 millones de metros cúbicos de agua al año para uso agrícola, cubriendo más del 40% de las necesidades agropecuarias.

Otra solución -más simple- que se ha encontrado, hace hincapié en la recolección de lluvia. Un tanque de recogida de aguas pluviales podría almacenar hasta cuatro millones de litros de agua parcialmente tratada. De igual manera, será de suma importancia hallar un modelo efectivo de conservación de agua dulce para generaciones futuras.


Fuente: bbc.com

Imágenes: Shutterstock