GUERRAS

El día en que Hitler confesó a un embajador argentino su plan de guerra mundial

El destino quiso que el embajador argentino Eduardo Labougle Carranza fuera testigo directo de la llega al poder del canciller Adolf Hitler y el surgimiento del Tercer Reich. Entre 1932 y 1939 presenció  la persecución a los opositores, los congresos nazis en Núremberg, "la noche de los cuchillos largos", las Olimpíadas de 1936, la promulgación de las leyes raciales y el rearme secreto de las Fuerzas Armadas del Reich.

Tras siete años como embajador en Alemania, Labougle fue reasignado a la embajada de Chile. Pero antes de irse, se reunió con Hitler el 25 de junio de 1939, apenas dos meses antes de que iniciara la Segunda Guerra Mundial. Hasta ese momento, nadie sabía la tormenta que se avecinaba, pero Labougle dejó escrito lo que el Führer le dijo aquel día.

1409.H.N2.Embajador1

Entre otras cosas le confesó el inminente conflicto con Polonia: “Se olvidan que Alemania tiene no solamente el ejército más poderoso del mundo sino, sin duda, también el mejor equipado… no tenemos por qué temer a nadie […] Polonia no podrá contar con la ayuda de ningún otro país”. Hitler habló con violento énfasis contra los Estados Unidos: “¡Es el país peor gobernado del mundo y Roosevelt es de los peores gobernantes!”.

1409.H.N2.Embajador2

Hitler menospreció a la aviación del Reino Unido y señaló: “No le temo a su flota […] el soldado inglés nada puede hacer contra el soldado alemán".  Y dijo de manera firme y categórica: “Únicamente habrá paz cuando los otros consideren las condiciones vitales del pueblo alemán, consintiéndole todo aquello que pueda reclamar de su derecho". Dos meses después, comenzó la Segunda Guerra Mundial.


Fuente: infobae.com

Imágenes: infobae.com