HUMANIDAD

El día en que San Martín se enfrentó a la peste

Entre los años 1803 y 1804, cuando el joven capitán José de San Martín era ayudante de campo del general Francisco Solano, gobernador de Cádiz, en el Regimiento de Infantería Ligera de Campo Mayor, la llamada epidemia de fiebre amarilla azoró a Andalucía. Repentinamente, la enfermedad hizo caer a cientos de personas y generó conmoción entre los habitantes que buscaron el auxilio de las instituciones religiosas y militares. 

Decidido a combatir la peste, el general Solano puso en marcha a los regimientos, que asistieron a los infectados a costa de su propia salud. Durante la epidemia, San Martín demostró tempranamente su temple extraordinario y una profunda vocación de servicio, destacándose en las tareas humanitarias. Por su rol durante la epidemia, consiguió un reconocimiento equivalente al de una campaña de guerra, en su foja de servicios en el Ejército español. 

17.04.N2.SanM

Después de sobrevivir a la peste, San Martín lideró grandes victorias en batalla y llegó a ocupar el cargo de gobernador, desde donde procuró que los médicos de toda la región capacitaran a cualquier funcionario eclesiástico para vacunar activamente a la población contra la fiebre amarilla.


Fuente: clarin.com

Imágenes: Wikimedia Commons