HUMANIDAD

El libro mortífero de Marie Curie que puede matar a quien lo toque

Marie Curie pasó a la historia, no sólo por ser la primera mujer en ganar un Premio Nobel, sino también por haberlo ganado en dos ocasiones: Física (1903) y Química (1911). Además, fue  pionera en el estudio de la radiactividad, un término que ella misma acuño, y descubrió dos por entonces nuevos elementos de la Tabla Periódica: el polonio y el radio.

La científica, de origen polaco y francesa por opción, dedicó su vida a la ciencia, hasta el punto de hallar la muerte por anemia aplásica, un enfermedad que derivó de la manipulación de material radiactivo, lo que a menudo hacía en sus investigaciones, sin contar con el equipo recomendado, hoy, para ello.

Actualmente, una inmensa cantidad de objetos personales de Curie, entre muebles, ropas, notas de laboratorio y libros, continúan contaminados por una fuerte radiación. Se trata de una colección de objetos considerados tesoros nacionales y científicos, que se almacenan en cajas recubiertas de plomo en la Biblioteca Nacional de Francia en París.

 2103.H.Libro

Cualquier investigador que pretenda entrar en contacto con los objetos personales de la científica, debe contar un equipamiento especial para evitar la contaminación radiactiva. Así, la biblioteca permite a los visitantes observar los manuscritos, sólo si antes firmaron una renuncia de responsabilidad.

La colección de Curie está contaminada con radio 226, capaz de mantenerse activo hasta por 1600 años. Incluso sus restos mortales debieron ser sepultados en un ataúd forrado con aproximadamente una pulgada de plomo. Actualmente descansa junto a los restos de su marido, Pierre Curie, en un mausoleo del Panteón de París.


Fuente: abc.es

Imagen: via Wikimedia Commons / Shutterstock