HUMANIDAD

El niño que se convirtió en héroe de la Segunda Guerra Mundial

Por: HISTORY Latinoamérica

Durante la Segunda Guerra Mundial, Marcel Pinte trabajó como agente de enlace. Su rol consistía en trasladar mensajes secretos y cartas a las granjas ubicadas en las cercanías del centro de Francia. Gracias a su sorprendente memoria, este joven héroe francés ocupó un lugar central en la Resistencia frente a la ocupación nazi. 

Según uno de sus sobrinos, que conoció a Marcel a través de su abuelo, el niño tenía una capacidad insuperable de entenderlo todo de una vez, por lo que se ganó rápidamente la confianza de los guerrilleros franceses. Además, se mostró ansioso de poder participar activamente para su país contra la Alemania nazi, y así se convirtió en un agente apodado “Quinquin”, o “el niño pequeño”.

MARCEL PINTE

Sin embargo, la muerte trágica de este niño mensajero ocurrió en agosto de 1944, cuando una de las pistolas Sten de los hombres se activó por accidente, asesinando a Marcel de varios disparos. Su certificado de defunción debió ser falsificado para mantener en secreto la existencia de la unidad en la que participaba.

MARCEL PINTE

Su memoria fue honrada el 11 de noviembre, Día del Armisticio, en una ceremonia en Aixe-sur-Vienne, cerca de la ciudad francesa de Limoges. El niño fue sepultado en agosto de 1944, horas previas a la liberación de la ciudad,  junto a numerosos batallones, y su ataúd fue cubierto con la bandera tricolor. Mucho más tarde, en 2013, le fue extendida póstumamente una tarjeta de "combatientes voluntarios de la Resistencia".

MARCEL PINTE


Fuente: lanacion.com.ar

Imágenes: Shutterstock / lanacion.com.ar (BBC)