GUERRAS

El plan de la élite estadounidense frente a un ataque nuclear: búnker, comer mascotas y salvar secretarias

Corría la Guerra Fría y por lo tanto una amenaza latente de guerra nuclear, cuando Estados Unidos construyó su primera red secreta de búnkeres bajo tierra. Aunque desde el gobierno anunciaron que se daría asistencia a toda la población, lo cierto es que este tipo de escondites estaba destinado a unos pocos funcionarios de primera línea, comenzando por el presidente y su familia.

 

Videos más vistos del mes: El ex ministro chino que confirma la existencia de alienígenas

 

"El Gobierno se protegería a sí mismo y dejaría que el resto de nosotros muriéramos", señala el experto en seguridad nacional Garrett M. Graff, que recientemente publicó el libro 'Raven Rock: The Story of the US Government's Secret Plan to Save Itself' ('Raven Rock: La historia del plan secreto del Gobierno de EE.UU. para salvarse a sí mismo'). El autor asegura que las presidencias de Kennedy, Eisenhower, Roosevelt y Truman nunca pensaron en salvar a la población.

El primer simulacro de ataque nuclear a gran escala ocurrió en 1955, cuando 22 mil civiles y 14 mil funcionarios gubernamentales de los Estados Unidos participaron de un ejercicio al que se denominó 'Apple Jack' y que simuló el estallido de una bomba sobre Brooklyn. Los resultados estuvieron muy lejos de ser satisfactorios. Dwight D. Eisenhower, por entonces presidente, desapareció sin dejar rastros y no permitió que nadie supiera en donde se encontraba, lo que derivó en la imposición de una ley marcial que dejó al país bajo el control del Ejército.

 

Video relacionadoLos ángeles caídos 

 

 

"Las esposas de los miembros del gabinete también se molestaron cuando se dieron cuenta de que no había ninguna disposición a salvarlas a ellas pero las secretarías de sus maridos sí estarían a salvo en los búnkeres", describe el libro. Además, un informe instruía la creación de "zonas mortuorias" en donde se identificarían los cadáveres y designaba a los camiones de correo como transporte logístico de heridos.

Según el cálculo de las autoridades, sería posible reunir cerca de 900 toneladas de alimento, entre las reservas propias y el stock en tiendas. A esto se sumarían las raciones plausibles de ser encontradas en la naturaleza: 11 millones de raciones diarias de carne de conejo, 10 millones de raciones de carne de aves silvestres y 5 millones de raciones de carne de pescado. Incluso se contemplaban una 20 millones de raciones de comida proveniente de las mascotas familiares.

 


Fuente: The Daily Mail