CIENCIA Y TECNOLOGÍA

El proyecto astronómico que sitúa a la Argentina en la vanguardia mundial

La Argentina se encuentra trabajando activamente en el Proyecto QUBIC (Q-U Bolometric Interferometer for Cosmology), que busca mediante una serie de seis aparatos detectores, encontrar por primera vez en la radiación de fondo cósmico, el rastro de las ondas gravitacionales primordiales que tuvieron lugar luego de la primera explosión del universo.

Según el director del observatorio astronómico Pierre Auger situado en Mendoza, Alberto Etchegoyen, esta investigación busca las dos formas de polarización del campo eléctrico de la radiación del fondo cósmico, que es un remanente fósil del origen del Universo que podría servir como indicador de la existencia de ondas gravitacionales primordiales generadas en las primeras etapas del Big Bang.

La imponente antena del radiotelescopio submilimetrico APEX instalado en Chajnantor, Chile. El radiotelescopio LLAMA es similar, y así se verá en la puna salteña.

El proyecto internacional asegura que la instalación de los módulos debe realizarse en sitios con una altitud donde la atmósfera sea extremadamente seca y limpia, para optimizar la detección de la débil señal producida por esta polarización por sobre el ruido natural. Por esto, se eligió la localidad argentina de Alto Chorrillos, cerca de San Antonio de los Cobres, a 4900 metros de altitud.

El doctor Alberto Etchegoyen, representante argentino frente al comité internacional QUBIC, es uno de los líderes argentinos del proyecto científico (Unsam)

Se trata de la última tecnología y más avanzada que existe en el mundo. Son sensores criogénicos que reciben la señal cósmica, la cual produce un cambio en la temperatura del mismo. Al no existir ruido electrónico ni ninguna otra interferencia, es posible medir con mayor precisión la onda recibida”, expresó Etchegoyen. 


Fuente: infobae.com

Imágenes: Shutterstock/ infobae.com