ALCATRAZ DESDE ADENTRO

Esplendor y decadencia de la cárcel de Alcatraz

La Prisión Federal de Alcatraz funcionó como cárcel de máxima seguridad entre 1934 y 1963. Emplazada en una isla a dos kilómetros de la costa de San Francisco, fue en sus orígenes una fortificación militar española, y luego sirvió de prisión militar, entre 1910 y 1912.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos consideraba que, dada su ubicación, rodeada por las heladas y correntosas aguas de la Bahía de San Francisco, el presidio era a prueba de escapes. El penal alojó a 1576 presos durante los 29 años en que prestó servicio. A su interior iban a parar los delincuentes que presentaban problemas de conducta en otras instituciones, siendo considerada una cárcel de último recurso. Al Capone y Robert Stroud, “el hombre pájaro”, se cuentan entre sus más célebres cautivos.

Desde los primeros años de funcionamiento, la Prisión de Alcatraz generó controversia en la opinión pública. El costo por prisionero era tres veces más alto que el de otros correccionales de máxima seguridad, y se rumoreaba que dada su naturaleza de castigo ejemplar para casos perdidos, eran moneda corriente entre sus muros los actos de brutalidad y las condiciones de vida inhumanas. Varios reclusos se suicidaron, incapaces de tolerar el confinamiento extremo y la política de silencio impuesta a los condenados. A lo largo de su história 36 presidiarios intentaron catorce fugas, siendo todas infructuosas, salvo la que inspiró la película de 1979 protagonizada por Clint Eastwood  “Escape de Alcatraz”, cuya resolución sigue siendo una incógnita. 

La noche del 11 de Junio de 1962 tres presos escaparon del presidio usando los conductos de ventilación y túneles que habían cavado valiéndose de cucharas. Con unos impermeables construyeron una balsa con la que pretendían navegar hasta el continente. Si bien la versión oficial es que los tres delincuentes se ahogaron en las frías aguas del Pacífico, sus cuerpos nunca fueron encontrados, y los rumores indican huyeron hacia América del Sur. El hecho fue la gota que rebalsó el vaso, y en 1964 la cárcel cerró definitivamente sus puertas como centro de confinamiento. En la actualidad la prisión funciona como museo, recibiendo más de un millón y medio de visitas cada año. 

 

 


Fuente: BBC