invento

Este teléfono se autodestruirá…

Los avances tecnológicos predichos por la ficción y finalmente llegados a la realidad no son excluyentes de la ciencia ficción: también las películas y las series de espías son capaces de prestar su imaginación al mundo del futuro. De este modo, una serie paródica como el Súper Agente 86 anticipaba que para resolver el problema de la seguridad de la comunicación (problemática hoy más presente que nunca, gracias a las toneladas de información virtual que cruzan el espacio a cada segundo) la solución era la autodestrucción del mensaje.

Ahora, en 2014, la empresa aeronáutica Boeing ha anunciado el desarrollo de un teléfono inteligente que, ante un intento de romper la carcasa del dispositivo borrará su propia información y software, dejando de funcionar en el momento. El Boeing Black, tal es su nombre, ha sido diseñado para los grupos de Defensa y Seguridad de los Estados Unidos, por lo cual se ha creado este novedoso método de mantener a resguardo la información durante sus misiones más peligrosas, y cuenta además con un dispositivo de sellado con resina epóxica alrededor de la cubierta y en los tornillos, cuyas cabezas están cubiertas con un seguro para detectar intentos de desmontaje.

Este modelo funciona con el sistema Android de Google y, según sus fabricantes, es el más seguro, en cuanto a la protección de la información tanto de los datos almacenados como de los transmitidos, creado hasta la fecha. La idea de la autodestrucción es la misma que planteaban las antiguas series de espionaje, claro que en este caso no explota el artefacto físico sino que simplemente desaparecen sus datos y funciones internas.