misterio

Final de un misterio escalofriante: el monolito que apareció en EE.UU., desapareció y apareció nuevamente en Europa

A la inexplicable aparición de un monolito metálico, que repentinamente fue hallado en una región remota del desierto de Utah, en Estados Unidos, antes de desaparecer durante diez días, se sumó el escalofriante hallazgo de una estructura idéntica en Rumania: el monolito fue nuevamente divisado en la ciudad rumana de Piatra Neamt, en una propiedad privada cuyo dueño aún no pudo ser contactado, por lo que el misterio se hizo todavía más amplio: ¿cómo llegó hasta allí sin que nadie lo supiera?

Finalmente, el misterio parece haberse resuelto, después de que un fotógrafo publicara en Instagram las últimas imágenes de la estructura metálica, justo antes de que cuatro personas llegaran hasta allí para desmantelar y llevarse el monolito. Se trata de Ross Bernards, un fotógrafo que llegó junto a un grupo de amigos hasta el punto en donde se erigía el monolito. Según precisó, cuatro hombres tumbaron el monolito y los destrozaron antes de subirlo a una carretilla y marcharse.

MONOLITO.UTAH

Más tarde, Sylvan Christensen, uno de los cuatro hombres, explicó vía redes sociales el porqué: “eliminamos el Monolito de Utah porque hay precedentes claros de cómo compartimos y estandarizamos el uso de nuestras tierras públicas, la vida silvestre natural, las plantas nativas, las fuentes de agua dulce y los impactos humanos sobre ellas”. Así, desmantelaron el monolito para preservar las tierras del lugar, que no está preparado para recibir al aluvión de turistas que comenzaron a frecuentarlo desde que se conoció la noticia del monolito.

Aunque dijeron apoyar el arte en todas sus formas, aludiendo al extinto escultor John McCracken, aficionado a la ciencia ficción y presunta fuente de inspiración para la creación del monolito, lamentaron no haber llegado antes para desmantelar la obra. “Las fallas éticas del artista por la hendidura equilátera de 24 pulgadas en la piedra arenisca de la construcción del monolito de Utah, ni siquiera se acercaron al daño causado por el sensacionalismo de Internet y la posterior reacción del mundo”, concluyó Christensen.


 

Fuente: clarin.com

Imágenes: Shutterstock / Departamento de Seguridad Pública de Utah / Instagram