ESPÍAS

La espía que se convirtió en una pesadilla para los nazis

Por: HISTORY Latinoamérica

Virginia Hall, espía estadounidense, fue primordial en los servicios de inteligencia británicos durante la Segunda Guerra Mundial por reunir características que marcaban una gran diferencia profesional. Mediante su audacia, inteligencia y disciplina, se convirtió en la primera mujer en infiltrarse entre las máximas figuras del nazismo.

A pesar de sus dificultades físicas -había perdido una pierna en un accidente años atrás-, la estadounidense creó redes de espionaje, fue detenida, logró fugarse, y concretó de manera exitosa la explosión de varias líneas nazis. Hall impuso tanto temor que uno de los líderes nazis más salvajes, Klaus Barbie, ordenó una búsqueda urgente de la espía, marcada como la más peligrosa.

VIRGINIA HALL ESPIA

Jamás atraparon a Hall, pero en 1942 fue acorralada por la Gestapo. Gracias a su astucia, pudo atravesar 56 km por la cordillera montañosa de los Pirineos, y llegó hasta España, donde la detuvieron por cruzar de manera ilegal la frontera. A través de otro detenido, hizo llegar una carta al cónsul estadounidense en Barcelona, y consiguió su liberación.

VIRGINIA HALL ESPIA

A partir de ese momento, comenzó a trabajar como periodista para medios estadounidenses desde España. Hall volvió a París en 1945 y, luego de que terminara la guerra, regresó a Londres. En Inglaterra fue tratada y venerada como una verdadera heroína, mientras que en Estados Unidos recibió distinciones por su valentía.

VIRGINIA HALL ESPIA

Virginia Hall murió a los 98 años en su ciudad natal, en Maryland. Su vida quedó marcada por ser una de las mujeres olvidadas de la historia. Sin embargo, el Museo Internacional del Espionaje, en Washington, lanzó una exposición sobre ella, que incluyen algunas pertenencias, como una radio-valija e identificación falsa con la que se movió por todo el continente.


Fuente: lanacion.com.ar

Imágenes: Gente de la CIA, Dominio público Dominio, via Wikimedia Commons / lanacion.com.ar