HUMANIDAD

La estrategia del militar bizantino que empequeñece a Julio César y Alejandro Magno

Cientos de jefes militares han sido nombrados y reivindicados hasta la actualidad, como el conquistador romano Julio César o el rey de Macedonia, Alejandro Magno. Pero entre ellos, quien suele ser olvidado por la historia contemporánea es Flavio Belisario, el general del Imperio bizantino. 

Luego de que el Imperio romano entrase en crisis a partir del siglo IV, el territorio quedó dividido en dos partes: Imperio romano de Occidente y el Imperio romano de Oriente –conocido como Imperio bizantino-. Este último, tras la muerte de Justino en 527, tuvo como nuevo emperador a Justiniano I, quien nombró a Belisario comandante de las fuerzas imperiales en Oriente.

Belisario había demostrado su juventud y valentía tras haber derrotado a ejércitos superiores como el sasánida o el persa. Por eso, fue encomendado para recuperar las tierras que había perdido el Imperio romano y volver a controlar el Mediterráneo. "Así que un visionario emperador, Justiniano I, empezó lo que se llamó la recuperación", explicó el historiador Javier Traité.

Guerreros góticos y bizantinos en una batalla.

"El caso es que enviaba a recuperar territorios a un general al que le recortaba tanto el presupuesto que se tenía que pagar él de su bolsillo buena parte del ejército", agregó Traité. Belisario y su equipo carecían de apoyo logístico y económico para combatir. De igual manera, sus batallas contra los vándalos y los ostrogodos fueron todo un éxito.

Belisario llegó hasta la Península Ibérica, y se asentó en la costa con capital en Cartagena. Pero, al no poseer la cantidad necesaria de hombres de apoyo, su ejército se vio rodeado y cercado por los bárbaros, debiendo regresar a Constantinopla. Sin embargo, tanto Belisario como Justiniano, lograron recuperar gran parte de Europa en condiciones militares precarias.


Fuente: elespanol.com

Imágenes: Wikimedia Commons