CIENCIA Y TECNOLOGÍA

La gran pregunta que se hizo Stephen Hawking

Durante una conferencia llamada "La vida en el Universo", Stephen Hawking planteaba la cuestión de la vida inteligente más allá del planeta Tierra; su desarrollo en el Universo y especialmente en la Vía Láctea. Según su razonamiento, al trasladar las escalas temporales de la aparición de vida terrestre, se desprende que debe o debió existir vida en torno a muchas estrellas, como el sol. Así, se preguntaba por qué la galaxia no está repleta de vida extraterrestre y qué posibilidades hay de hallarla. Incluso se preguntó por qué nuestro planeta no ha sido aún visitado por alienígenas.

Entre las posibles respuestas, Hawking teorizó que todo lo que el humano sabe, o cree saber sobre la evolución de la vida en la Tierra está equivocado. En este sentido, quizá la vida no sea algo tan fácilmente realizable como se cree y, en tal caso, el planeta Tierra sería una verdadera excepción. "Estamos acostumbrados a pensar en la vida inteligente como una consecuencia inevitable de la evolución, pero es más probable que la evolución sea un proceso aleatorio, con la inteligencia como solo uno entre una gran cantidad de resultados posibles", señaló Hawking. Incluso postuló que la inteligencia podría no tener mucho valor para el sustento de la vida.

14.12.H.N1.Via

Siguiendo esta línea de razonamiento, supuso que los microorganismos terrestres vivieron antes y vivirán después de que la vida inteligente se haya extinguido del planeta, lo que daría paso a la suposición de que es mucho más probable hallar formas de vida no inteligentes en el espacio exterior. Sin embargo, suponiendo que el desarrollo de vida inteligente sea más probable, entonces también valdría presuponer que los avances tecnológicos podrían hacer que el sistema se vuelva inestable y la vida inteligente se autodestruya.


Fuente: abc.es

Imágenes: Shutterstock