CIENCIA Y TECNOLOGÍA

La misteriosa catarata de sangre de la Antártida

Durante más de un siglo, una cascada con aguas de intenso color rojo intrigó a los científicos del mundo, que intentaron una y otra vez dar explicación al fenómeno. Se trata de una caída de agua roja situada en los Valles Secos de McMurdo, en inmediaciones del glaciar Taylor, que fluye desde las profundidades del hielo hacia el lago Bonney. Más allá del espectáculo visual, esta catarata también asombró a los científicos, porque sus aguas jamás se congelan, incluso cuando las temperaturas alcanzan los 60 grados Celsius bajo cero.

Recién en 2017, cuando toda clase de hipótesis habían sido postuladas y descartadas, un equipo de investigadores publicó en el Journal of Glaciology la verdadera causa de la catarata sanguínea. Con un estudio de radar, los expertos pudieron determinar que el crecimiento del nivel del mar, hace 5 millones de años, inundó el continente antártico y generó un lago de agua salada. Con el paso del tiempo, los glaciares se formaron sobre el espejo lacustre, que entonces quedó separado del resto de la Antártida.

catarata.sangre

Los científicos llegaron a la conclusión de que la catarata de sangre quedó suspendida en el tiempo, intacta bajo más de 400 metros de hielo. A medida que la masa de hielo creció en la superficie, el lago de sal se hizo cada vez más salado, a tal punto que hoy tiene tres veces más sal que el agua de mar, un factor clave para que se mantenga en estado líquido, ya que su temperatura se mantiene invariable. Además, al no entrar en contacto con la atmósfera ni la luz solar, estas aguas no poseen oxígeno.

catarata.sangre

Finalmente, la ciencia estableció que el secreto del intenso color rojo de las aguas obedece al altísimo contenido de hierro, que al aflorar hacia la superficie entra en contacto con el aire y entonces se oxida. Mientras tanto, el espectáculo de la cascada de sangre de la Antártida está reservado para uno pocos privilegiados, ya que solo es posible acceder hasta el lugar en helicóptero, o a través de algunos cruceros que navegan por el Mar de Ross.


 

Fuente: lanacion.com.ar (Nicolás Tosi)

Imágenes: Wikimedia Commons / lanacion.com.ar (Twitter)