Titanic

La verdad tras el hundimiento del Titanic

La historia cuenta que el presidente de la empresa propietaria del gigantesco y lujoso transatlántico, el señor J. Bruce Ismay, pretendió alcanzar los titulares demostrando la velocidad del Titanic, al llegar a su destino un día antes de lo previsto. Para ello, exigió al capitán Edward Smith que fuera a toda marcha, a lo que éste accedió no obstante saber que podían toparse con icebergs. Cuando divisaron el bloque de hielo fue imposible virar para evitar la colisión, dada la alta velocidad y el gran tamaño del buque. Ese fue el comienzo del fin para el magnífico buque.

Sin embargo, esta trillada historia que todos toman por cierta, podría no serlo. Lo que realmente habría ocurrido aquella apacible noche de abril de 1912, fue revelado hace sólo algunos años, por la nieta de uno de los pocos miembros de la tripulación que sobrevivió a la catástrofe: el segundo oficial, Charles Laghtoller.

Según Laghtoller, al avistarse el iceberg, el primer oficial William Murdoch dio la orden al timonero de girar todo a estribor. Sin embargo, éste, nervioso y confundido con la novedosa tecnología del Titanic, hizo lo contrario a lo ordenado. Un simple error humano, que costó la vida a 1513 personas.

Según la nieta de Laghtoller, la razón por la cual la verdad no fue revelada antes, fue el código de honor entre los marineros, que evitaron la humillación de su camarada.

 

 

 


Fuente: supercurioso.com