ANIMALES

Las 5 características más increíbles de los elefantes

Ya en la antigüedad el gran filósofo y zoólogo Plinio el Viejo definía al elefante como el animal más próximo al hombre, explicando que “reconoce el lenguaje de la patria, obedece órdenes, memoriza lo aprendido, conoce la pasión amorosa y la ambición de la gloria, y practica virtudes aún raras entre los hombres como la prudencia y la equidad”. Aún hoy, seguimos sorprendiéndonos cada vez que se descubre una nueva característica que emparenta a estos enormes seres con nuestras formas de ser y de vivir. Estas son algunas de las más impresionantes.

Consuelan a sus compañeros: elefantes asiáticos han demostrado ser capaces de consolar a sus compañeros en peligro, mediante caricias y “frases”, modulaciones sonoras particulares de su voz. Frans De Waal, uno de los autores de la investigación llevada a cabo en Tailandia, expresa que “por sus fuertes lazos sociales, este comportamiento no resulta extraño”.

Distinguen etnia y género de humanos escuchando su voz: un estudio recientemente publicado por la revista PNAS demuestra que los elefantes pueden distinguir a hombres de una tribu enemiga por su voz y su lenguaje. Al ser enfrentados a la misma frase dicha en dos idiomas distintos (el de una tribu pacífica y el de otra que se dedica a cazarlos) los elefantes distinguieron las palabras que los ponían en riesgo. Incluso fueron capaces de detectar una falsa voz de mujer, identificando a un hombre como su autor.

Se miran en el espejo: En un experimento realizado con tres hembras del zoo neoyorquino del Bronx, al ser colocado en su hábitat un espejo de gran tamaño, ellas lo examinaron, lo tocaron y lo utilizaron para inspeccionar el interior de la boca, una parte de su cuerpo que no pueden ver. Además, uno de los ejemplares se tocó una marca que le habían colocado los investigadores y que vio por primera vez en la imagen reflejada.

El elefante imitador: en este caso se trata de un caso individual, pero que sirve para observar hasta dónde se extiende el horizonte de posibilidades de los elefantes: Koshik vive en el zoológico de Seúl y puede reproducir la vocalización de varias palabras en coreano, como “bueno”, “acostarse”, “sentarse” y “no”.