PANDEMIA

Las cinco epidemias mas letales de la historia

Las siguientes epidemias han surgido y se han propagado en épocas de mucho intercambio comercial, grandes guerras o sobrepoblación en áreas pequeñas con inadecuados servicios de salud e higiene. Han causado millones de muertes y provocaron cambios en el curso de la historia. Durante muchos años se creyó que eran castigos divinos o presagios del fin del mundo. Conozca sus orígenes y sus consecuencias.

-EL PELIGRO DE NUESTROS DIAS

La expansión del brote de Ébola aceleró las investigaciones para contener sus devastadores efectos. Hasta el momento, esta enfermedad infecciosa viral aguda terminó con la vida de màs de 4000 personas en sesenta zonas diferentes ubicadas al oeste del continente africano. Frente a esta situación la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la "emergencia sanitaria internacional". El virus del Ébola se transmite por el contacto con sangre, secreciones, órganos y otros líquidos corporales de personas o animales infectados. Tiene una tasa de mortandad cercana al 90% y según la OMS, se originó en Africa por la manipulación de chimpancés, gorilas, murciélagos frugívoros, antílopes y puercoespines infectados que se encontraron muertos o enfermos en la selva. En la actualidad, ya se registraron casos en España y EE.UU. y se pelea contra reloj para encontrar una cura definitiva.

 

-POR CULPA DE LA GUERRA

La primera gran epidemia de la cual se tiene registro fue “La peste de la Guerra del Peloponeso” en el 430 a.C. Los especialistas calculan que como consecuencia de ella falleció un tercio de la población en la Grecia Antigua. Se cree que el virus se originó en Etiopia y llegó en los barcos que venían desde el puerto de El Pireo, mientras Atenas y Esparta se enfrentaban por el control del mar Mediterráneo. Conocida también como “La peste de Atenas”, fue en realidad una epidemia de fiebre tifoidea provocada por la bacteria Salmonella tiph. Todo lo que se sabe sobre esta enfermedad es por el historiador Tucídides, quien afirmó, "Jamás se vio en parte alguna azote semejante y víctimas tan numerosas; los médicos nada podían hacer, pues de principio desconocían la naturaleza de la enfermedad. Además, fueron los primeros en tener contacto con los pacientes y morían en primer lugar".

 

-LA EPIDEMIA NACIDA EN ROMA 

Se conoció como “La plaga Antonina” y golpeó a la capital del Imperio Romano entre los años 165 y 180, pero muchos especialistas la describen como un primer tipo de viruela. En este primer brote se llevó la vida del emperador Marco Aurelio y las de unas 5.000 personas en toda Roma. Sin embargo, la viruela siguió acechando a la humanidad a lo largo de la historia y se calcula que el número total de víctimas que provocó serían de unas 5 millones de personas. Actualmente, esta enfermedad ha sido totalmente erradicada gracias a una campaña mundial de vacunación. Sólo permanecen activas dos muestras del virus, almacenadas en laboratorios de Estados Unidos y Rusia.


-MUCHAS MUERTES Y NINGUNA CURA

La peste bubónica cumplió 1.500 años de historia y aún no ha sido erradicada. La primera expansión fue entre los años 541 y 542, se la conoció como la plaga de Justinano, y luego de diezmar a los habitantes de la ciudad de Constantinopla, con un registro de 10.000 muertes por semana, continuó su avance por otras ciudades del Imperio Bizantino.  Se estima que fallecieron por sus consecuencias un total de 200 millones de personas en todo el mundo y se descubrió que se transmite a través de las pulgas de las ratas infectadas por el bacilo de Yersin y todavía se trabaja para encontrar una cura definitiva.

 

-EL CASTIGO DE DIOS

Aunque es otro tipo de peste bubónica, la “Peste Negra” es la de mayor mortalidad, en porcentajes, en la historia de la humanidad en comparación con las epidemias conocidas hasta el momento. Se originó durante el Siglo XIV y se la recuerda por sus devastadoras consecuencias en Europa al matar al 60% de la población por esos años. Se cree que llegó a través del comercio proveniente de la India y se extendió rápidamente sin distinguir clases sociales entre sus víctimas. En plena Edad Media, fue considerada por la población "un castigo de Dios". Los estragos provocados por esta epidemia se podían ver en las calles de la mayoría de los pueblos afectados, donde las pilas de cadáveres se amontonaban hasta el momento de los "entierros masivos", de los cuales se han descubierto restos arqueológicos en Londres, Praga y Marsella.