descubrimiento

Localizan una estrella hermana del Sol que podría dilucidar el origen de la vida en la Tierra

Un estudio reciente logró dar con el hallazgo de una estrella hermana de nuestro Sol, lo que significa que ambas podrían haber nacido a partir de la misma nube de gas y por lo tanto su estudio aportaría a los astrónomos nuevas aristas para explicar el origen de la vida en el planeta Tierra.

"Se trata de una estrella situada a tan sólo 110 años luz de la Tierra", afirmó el astrónomo Iván Ramírez, de la Universidad de Texas, a cargo del equipo de expertos que lleva adelante las investigaciones. "Queremos saber dónde nacimos […] si logramos averiguar en qué parte de la galaxia se formó el Sol […] ello nos ayudaría a entender por qué estamos aquí", agregó el científico.

Desde hace tiempo, Ramírez encabeza un estudio sobre 30 estrellas que el trabajo de otros astrónomos calificó como potencialmente hermanas del astro solar. A través del cálculo matemático y diversos análisis sobre las composiciones químicas de cada una de ellas, el listado pudo ser reducido hasta establecer que la estrella HD 162862 es legítima hermana de nuestro Sol.

El siguiente paso consiste en averiguar si la estrella hermana es orbitada por planetas propicios para albergar vida. Al respecto, Ramírez señaló que existe una posibilidad pequeña, pero no nula, de que cualquier estrella solar hermana pueda ser orbitada por planetas con vida. "Se puede argumentar que los hermanos solares son candidatos clave en la búsqueda de vida extraterrestre", sostuvo.

Tras más de 15 años estudiando esta estrella, los investigadores indican que es poco probable la posibilidad de que exista algún planeta masivo orbitándola, aunque no descartan la presencia de planetas terrestres más pequeños. Comparativamente, HD 162826 es un 15% más grande que el Sol y se encuentra en la constelación de Hércules, no tan lejos de Vega, una de las estrellas más brillantes en nuestro cielo nocturno.

Más allá de saber si existen planetas con vida en la órbita de la estrella hermana, el proyecto que dirige Ramírez tiene un propósito aún mayor: establecer una hoja de ruta acerca del modo en que los hermanos solares pueden ser identificados.