HUMANIDAD

Los caballos salvajes de Chernóbil

El pasado 26 de abril, se cumplieron 34 años del accidente en la central nuclear de Chernóbil, tragedia que llevó a crear una Zona de Exclusión de más de 4.700 km entre Ucrania y Bielorrusia. Todo parecía indicar que este lugar se convertiría en un desierto de por vida. Sin embargo, según publicó el portal The Conversation, esta área se ha convertido en refugio de muchos animales.

La comunidad más llamativa que menciona Germán Orizaola, autor de la publicación, pertenece a los caballos de Przewalski. Los primeros 31 individuos de la especie  -10 machos y 18 hembras-, llegaron a la Zona de Exclusión en 1998. La mayoría eran procedentes de la reserva natural de Askania Nova, en el sur de Ucrania, y también de un zoológico local.

Luego de que esta comunidad fuese víctima de una intensa caza furtiva entre 2004 y 2006 –dejando sólo 50 individuos de la especie-, el estado ucraniano aplicó medidas de protección que han hecho crecer hasta cinco veces más el número de equinos. El censo más actual, realizado por científicos locales en 2018, reveló que en la parte ucraniana de la Zona de Exclusión viven unos 150 animales  

CABALLOS SALVAJES

Un grupo de cámaras de fototrampeo que se ha instalado en toda la zona afectada, ha podido demostrar que estos caballos suelen utilizar los bosques, incluso el reconocido “bosque rojo”, unas de las zonas más radioactivas del planeta. Desafortunadamente, los recientes incendios en Chernóbil han afectado algunas localidades donde se desarrolla esta comunidad.  

Sin embargo, la historia de los caballos de Przewalski, parece reflejar una vez más que, en ausencia de humanos, Chernóbil se puede convertir en un refugio para la fauna salvaje. El impacto de la presencia humana sobre los ecosistemas naturales, sigue siendo un tema de reflexión. Sin actividad humana alrededor, incluso con contaminación radiactiva, la gran fauna puede seguir prosperando.


Fuente: theconversation.com

Imágenes: Shutterstock