SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

Los espías mas famosos de las guerras mundiales: Garbo

Las guerras mundiales de la primera mitad del siglo XX dieron lugar a la proliferación de oficios hasta entonces poco conocidos (y poco requeridos); entre ellos el de espía, el encargado de engañar a las cúpulas de los ejércitos y los gobiernos para conseguir información secreta y pasarla al bando contrario. Uno de los más reconocidos de todos los tiempos es el celebre catalán que usara el nombre Garbo.

Nacido Juan Pujol García el 14 de febrero de 1912 en Barcelona, convencido antifascista y anticomunista, al iniciarse la II Guerra Mundial decidió involucrarse en el conflicto; como aborrecía la violencia pero contaba con una gran capacidad intelectual y creativa, se acercó a la embajada británica en Madrid y ofreció sus servicios como espía. Al ser rechazado, se presentó al Servicio de Inteligencia alemana haciéndose pasar un funcionario del gobierno español pro-nazi. Allí lo contrataron y le impartieron un curso intensivo de espionaje. Los británicos, al enterarse de que Pujol trabajaba para Alemania, lo captaron para el contraespionaje. Allí comienza la historia de su personaje, ‘Garbo’. En 1944 ya había logrado crear una red ficticia de  27 subagentes inventados. A través de ellos y vía Madrid, transmitió al servicio de inteligencia alemán información suficiente como para ganarse la confianza de los nazis. En enero de dicho año los alemanes se enteran de que los aliados están preparando una invasión a gran escala en Europa y requieren a Garbo que los mantenga informados.

Desde entonces y hasta el Día D, Garbo se encargó de convencer a Alemania de que el verdadero punto de ataque se hallaba mucho más al norte que Normandía, en el Paso de Calais. Hasta el mismo día de los hechos Garbo mantuvo su comunicación con los alemanes, transmitiendo la información del desembarco de Normandía. Nadie descubrió su estrategia, e incluso meses más tarde fue galardonado con la Cruz de Hierro por el propio Hitler. Días más tarde, fue galardonado con la Cruz de Miembro del Imperio Británico. Si bien se lo da por muerto en el año 1949, Pujol reaparece en 1984 cuando su historia es reconstruida y su rastro hallado por el periodista Nigel West, en el 40 aniversario del Día D. Murió en 1988 en Caracas donde se refugiaba de una posible represalia nazi luego de que fuera publicada por primera vez su historia. Fue, sin lugar a dudas, uno de los espías más importantes de la historia, y uno de los personajes más subyugantes de la Segunda Guerra Mundial.

FUENTE E IMÁGENES

La Vanguardia; El Octavo Pasajero