HUMANIDAD

Los herederos reales que renunciaron al trono por amor

Son muchos los personajes célebres que a lo largo de la historia han dejado todo por amor, y ni siquiera los herederos de los reinos más poderosos se han escapado. Estos son algunos de los casos más famosos de monarcas que entregaron el reino por seguir los dictados de su corazón:

  • Trono de Inglaterra

1510.H.N2.inglaterra

En 1936, el príncipe Eduardo VIII asumió el trono del Reino Unido, pero renunció diez meses después, porque ni la familia real el Parlamento aceptaría su casamiento con Wallis Simpson, una socialité norteamericana: “Tienen que creerme cuando les digo que sin la ayuda y el apoyo de la mujer que amo me resultaría imposible cumplir con mis deberes de rey”.

  • Trono de Suecia

1510.H.N2.suecia

En 1934, Sigvard Bernardotte, nieto del rey Gustavo V e hijo del heredero al trono sueco, huyó a Londres para casarse en secreto con Erika Patzek, dejando plantada a la princesa Juliana de los Países Bajos. El rey le despojó de su título de príncipe, su pensión y todos sus privilegios, y lo borró además de la línea de sucesión al trono.

  • Trono de Holanda

1510.H.N2.holanda

El parlamento Holandés se opuso a la relación del príncipe Friso con Mabel Wisse Smit, una politóloga holandesa, por una antigua relación sentimental que ella había tenido con el narcotraficante Klaas Bruinsma. Sin embargo la pareja se casó en 2004 y tuvieron dos hijas. Friso fue excluido de la línea sucesoria, pero no perdió su título de príncipe. 

  • Trono de Japón

1510.H.N2.japon

Sayako, tercera hija del Emperador Emérito Akihito, se casó en 2005 con un funcionario del gobierno, el urbanista Yoshiki Kuroda. Por la ley de la casa imperial, Sayako perdió todos sus títulos, fue excluida de la familia y no puede vivir en el palacio. Lo mismo pasó este mismo año con Ayako, prima del Emperador Naruhito, al casarse con un empresario naviero que conoció jugando al tenis, y probablemente vuelva a pasar en 2020, cuando Mako de Akishino, sobrina del Emperador, se case con Kei Komuro, un compañero de la carrera de museología que conoció en Inglaterra.


Fuente: infobae.com

Imágenes: Shutterstock / infobae.com