HUMANIDAD

Los métodos más horribles de tortura de la Antigua Roma

En la Antigua Roma florecieron algunos de los métodos de tortura más crueles y despiadados de la historia.
Por: HISTORY Latinoamérica

Un costado bestial y cruel forma parte de la naturaleza humana y se evidencia desde tiempos remotos. Estos son algunos de los métodos de tortura de la Antigua Roma, que llegaban al límite de lo creíble.

Tortura romana

  • Crucifixión

Imagen ilustrativa de un hombre clavado en la cruz.

Uno de los métodos favoritos en Roma. Los esclavos o convictos eran desnudados y azotados. Luego se clavaba sus pies y manos a una cruz de madera, sólo para verlos morir lenta y dolorosamente. Algunos verdugos preferían crucificar a sus víctimas al revés.

  • La tortura del caldero

Imagen ilustrativa de un caldero con líquido hirviendo.

Consistía en atar al prisionero y poner sobre su vientre un caldero que contenía algún animal hambriento (roedores por lo general). Luego, el verdugo sostenía una llama por fuera del caldero para hacerlo arder y desesperar al animal, que se abría paso por la única vía de escape posible: las entrañas del condenado.

  • Miembros atados

Imagen ilustrativa de un hilo para atar.

Una de las leyendas sobre el emperador Tiberio, cuenta que invitaba a sus enemigos a beber vino, y durante la velada no permitía que sus copas estuvieran vacías. Luego ataba sus penes fuertemente para que no pudieran orinar y la inflamación en las vejigas les provocara un dolor insoportable.

  • Comidas por los cerdos:

Imagen de dos cerdos pastando en un campo.

Se atribuye a San Gregorio, uno de los métodos más horribles de tortura, destinado a las jóvenes del pueblo de Heliópolis que entregaban su virginidad antes del matrimonio. Ellas eran humilladas, desnudándolas públicamente, y  luego sus vientres eran desgarrados, exponiendo sus entrañas y rellenados con cebada, para ser ofrecidas como alimento a los cerdos salvajes.

  • Enterrados vivos

Imagen ilustrativa de una mano asomando desde las profundidades de la tierra.

Las mujeres que rompían sus votos de castidad, como la sacerdotisa Rubria, eran castigadas de este horrible modo, enterrándolas vivas en diminutas cuevas, donde morían de hambre. También a algunos hombres los confinaban de este modo, sólo que atravesándoles estacas para que sufrieran por las heridas hasta su muerte.

 

Podría interesasrte:


Fuente: supercurioso.com

Imágenes: Shutterstock