HUMANIDAD

Macabro hallazgo confirma la peor hipótesis sobre la muerte de Ramsés III

Durante décadas, los expertos han debatido sobre el destino de Ramsés III, quién reinó como el segundo faraón de la XX Dinastía del antiguo Egipto, desde 1186 a. C. hasta 1155 a. C. Todo lo que se sabía, a partir de un papiro conservado en Turín, era que Ramsés III había sufrido un complot para asesinarlo, conocido como la Conspiración del Harén.

Dicho complot, habría involucrado a su esposa, la reina Tiye, y a funcionarios de alto rango del Imperio. Tiye, pretendía asesinar al faraón para imponer en el poder a su hijo Pentaweret. Sin embargo, los arqueólogos nunca lograron determinar si la Conspiración del Harén había tenido éxito, o si Ramsés III había encontrado la muerte de una forma menos traumática.

0509.H.N1Faraon1

Pero ahora, al notar que el cuello de la momia estaba muy vendado, los arqueólogos realizaron una tomografía computarizada que reveló que Ramsés III tenía una herida en la garganta, tan profunda que llegaba directamente a las vértebras del cuello. También se descubrió que su dedo gordo izquierdo había sido cortado por un hacha.

0509.H.N1Faraon2

Estos descubrimientos sugieren que el faraón fue asesinado por varias personas y que la Conspiración del Harén tuvo éxito. Sin embargo, los expertos creen que Pentaweret se vio obligado a suicidarse y nadie sabe lo que le sucedió a la reina Tiye.


Fuente: larepublica.pe

Imágenes: Dominio Público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=9542407 / larepublica.pe