HUMANIDAD

Noche Triste: el llanto de Hernán Cortés y otras curiosidades

Detalles que pocos conocen sobre la histórica batalla en la que los mexicas derrotaron a los conquistadores europeos.
Por: HISTORY Latinoamérica

Entre la noche del 30 de junio de 1520 y el comienzo del día posterior, tuvo lugar un evento que quedó marcado para toda la historia: la Noche Triste. En aquel momento, el conquistador español Hernán Cortés lloró la derrota de su ejército y sus aliados indígenas tlaxcaltecas a manos de los mexicas, en las afueras de Tenochtitlan, actual Ciudad de México. 

  • La Matanza de Tóxcatl

 Matanza del Templo Mayor. Pintura contenida en el Códice Durán.

Matanza del Templo Mayor. Pintura contenida en el Códice Durán.

El antecedente de este evento se remonta un mes antes, cuando el número dos de la expedición, Pedro de Alvarado, decidió ordenar la Matanza de Tóxcatl o del Templo Mayor. Alvarado aprovechó que, en mayo de 1520, los mexicas estaban desarmados porque festejaban la danza de la serpiente en honor a Huitzolopochtli y Tezcatlipoca.

  • Los mexicas no se rindieron

 Batalla de la Noche Triste.

Batalla de la Noche Triste.

Sin embargo, los mexicas presentaron batalla e incrementaron su intensidad: con el nuevo rey Cuitláhuac, luego del asesinato de Moctezuma II, se intensificaron los combates. Los españoles, al ver que las posibilidades de victoria eran escasas, decidieron planear la huida porque llevaban unos ocho días sitiados, hambrientos, cansados y heridos.

  • Un escape poco exitoso

 Cortés pierde muchos hombres y caballos en los canales de Tenochtitlan.

Cortés pierde muchos hombres y caballos en los canales de Tenochtitlan.

Hernán Cortés había planeado que, tanto él como 300 mil soldados españoles, huirían con las riquezas en la madrugada del 30 de junio. Sin embargo, los mexicas descubrieron sus planes e interceptaron a los conquistadores, los cuales se encontraron rodeados de canoas en el lago de Texcoco, con guerreros listos para atacar.

  • Un llanto histórico

 Ahuehuete de la noche triste, pintura por José María Velasco (1885).

Ahuehuete de la noche triste, pintura por José María Velasco (1885).

Una vez en manos de los mexicas, los españoles y aliados sufrieron horas de horror. Muchos soldados fueron aniquilados y tirados a fosas, mientras que otros debían presenciar el evento infernal. Entre gritos y llantos de vencedores y vencidos, los cronistas aseguran que Cortés lloró en un enorme ahuehuete, actualmente conocido como el árbol de la Noche Victoriosa o árbol de la Huida.

Podría interesarte:


Fuente: elsoldemexico.com.mx (Anel Ramírez)

Imágenes: Istock / Public domain, via Wikimedia Commons