FRANCISCO: EL JESUITA

Papa Francisco: el primer jesuita de la historia en la cima del poder

Históricamente, la orden de los jesuitas, proscripta durante más de 40 años, ha desafiado el estatus quo del Vaticano, buscando acercar a la vieja institución eclesiástica hasta las sociedades modernas.

Desde sus orígenes, cuando Ignacio de Loyola creó la orden y Pablo III la aprobó, en 1540, los ordenados de la Compañía de Jesús han protagonizado los grandes debates y acciones de la Iglesia. La compañía supo marcar un quiebre con las prácticas clericales de la Edad Media e introdujo la exigencia de un alto nivel intelectual para la ordenación.

Su marcado domino intelectual y los profundos cuestionamientos teóricos llevaron a la proscripción de los jesuitas, cuando Clemente XIV decidió abolir la orden, en 1773. Refugiados en Rusia, los ordenados jesuíticos sobrevivieron para retornar a la Iglesia, con plena vigencia, en 1814. Para entonces, ya conformaban una orden emparentada con los avances de las sociedades y, en contraposición, disidentes de la verticalidad papal.

Según opinan los especialistas, entre una orden que abrazó al intelecto y la horizontalidad, y las doctrinas prácticamente medievales de una estructura feudal, la confrontación es inevitable. Quizá el mayor desafío del papa Francisco esté representado por la necesidad de reinsertar a la Iglesia en la sociedad, soslayando dos principios contradictorios de organización del poder.

Ya Ignacio de Loyola había advertido que los jesuitas debían combinar contemplación y acción: “el jesuita encuentra su contemplación en la acción”.

 

Video "Francisco: El Jesuita" 

 

 


 

 

Fuente: Perfil

Imagen: giulio napolitano / Shutterstock.com