GUERRAS

Pedro de Alvarado, el conquistador al que llamaron dios del sol

Pedro Alvarado es hoy considerado uno de los grandes conquistadores de América Central y mano derecha de Hernán Cortés, líder de la invasión española. Aunque la historia lo retrata como a un líder con valentía y vocación, también contempla su accionar cruel y sanguinario, además de un temperamento difícil de sobrellevar. Esta última faceta quedó claramente demostrada durante la llamada Noche Triste, el 30 de junio de 1520, cuando con Tenochtitlán quedó a su mando, ante la rauda partida de Cortés a las costas del continente.

Según las diversas vertientes, aquel día, Alvarado perpetró una masacre en el Imperio Mexica, lo que derivaría en la inmediata revuelta del pueblo contra los conquistadores españoles y también contra su propio líder, el emperador Moctezuma. No está claro si se trató de un mal entendido, cuando una mala lectura lo hizo creer que una ceremonia ancestral era en realidad un complot en su contra, o si sencillamente perdió la cabeza ante la desobediencia de los mexicas, que no abandonaron la plaza central, aunque los españoles se lo pidieron.

13.12.H.N1.Pedro

Alvarado, a quienes los mexicas llamaban Tonatiuh (dios del sol en dialecto náhuatl), fue sin embargo perdonado por Cortés, incluso cuando estuvo a punto de echar a perder la conquista de la gran Tenochtitlán. Ganó el perdón a fuerza de batallar titánicamente en la cruel batalla de Otumba. Así le fue encomendada la conquista de las tierras sureñas tierras mayas, actual territorio de Guatemala, a las que arribó con su personalidad temiblemente violenta. Si el principal arte de Cortés fue la diplomacia, a Alvarado le correspondió la más sanguinaria fuerza bruta.


Fuente: elconfidencial.com

Imágenes: Wikimedia Commons / elconfidencial.com