DRÁCULA

Ponen a la venta el castillo de Drácula

El llamado “castillo de Drácula”, fortaleza medieval ubicada al norte de la actual Rumania, en la región de Transilvania, ha sido puesto en venta. Este monumento nacional rumano, cuyo nombre real es Castillo de Bran, fue construido entre 1377 y 1388, y debe su notoriedad a que el novelista Bram Stoker se inspiró en él para escribir las descripciones de la morada del conde Drácula, en la clásica novela gótica de terror. Esta razón, sumada a su antigüedad y notable arquitectura, lo han convertido en uno de los principales atractivos turísticos de la región, aunque los especialistas aclaran que el Príncipe de Valaquia Vlad III Draculea (o Vlad Tepes, el empalador), personaje histórico que derivó en el ficticio Drácula, jamás habitó bajo su techo.

No obstante, esto no es impedimento para que la familia Habsburgo, dueña de la propiedad, lo haya puesto a la venta. ¿Su valor? Si bien no se conoce el precio exacto que se ha pedido por el castillo, ha trascendido que rondaría los 64 millones de dólares. Los expertos señalan que este precio está por debajo del valor real de la fortaleza, que podría superar los 100 millones de dólares.

Ya sea por su valor histórico, sus condiciones arquitectónicas o como inversión en el rubro del turismo, no cabe duda que el Duque Domingo y las Archiduquesas María Magdalena e Isabel Habsburgo conseguirán, más temprano que tarde, algún interesado en comprar la propiedad.

Es que, si bien el verdadero Drácula jamás lo pisó, e incluso el propio Bram Stoker no lo conoció más que por descripciones literarias, las sucesivas versiones cinematográficas y el inconsciente colectivo ya han convertido al Castillo de Bran, para siempre, en el Castillo de Drácula. Y no puede faltar en el mundo un millonario que quiera pagar una buena suma para pasearse por sus pasillos, solo iluminados por la luz de la luna llena que entra por los ventanales, y sentirse definitivamente adentro de una de las historias más trascendentes de la historia de la literatura.