HUMANIDAD

Por qué muchas personas sienten fascinación por el terror

Con naturalidad, desde los primeros años de la infancia, más tarde o más temprano, las personas se encuentran cara a cara con uno de los productos más populares de la cultura humana: las historias de terror. En cualquiera de sus formatos, narraciones orales (especialmente durante las noches), cuentos, novelas, cine o teatro, el miedo repele a muchos y fascina a otros tantos. La pregunta sobre por qué hay personas que disfrutan del terror, se hace entonces evidente. Desde el programa radial "Los casos curiosos de Rutherford y Fry", de la BBC, analizaron este fenómeno y dieron sus consideraciones.

Desde una perspectiva histórica, el género literario del terror encuentra su precursor en la novela gótica, más precisamente con la publicación del libro El castillo de Otranto, de 1764, autoría del inglés Horace Walpole. El análisis de los relatos de terror, a lo largo del tiempo, permite conocer cuáles eran los grandes desafíos y los miedos de cada cultura en cada época. En tal sentido, "son un espejo de la sociedad ", señala la socióloga Margee Kerr, y permiten afrontar el miedo sin correr riesgos reales. En el caso de los niños, jugar con el miedo les permite experimentar dosis tolerables de ansiedad; les es placentero porque no existe un riesgo real.

30.12.H.N2.Humano

Esto mismo sucede con los adultos, que cognitivamente disfrutan de los mecanismos fisiológicos desencadenados por el miedo, sabiéndose a salvo. Sin embargo, no todas las personas disfrutan del miedo, y eso ha llamado la atención de los científicos desde hace mucho tiempo. Ciertamente, es una pregunta aún sin respuestas concretas. No obstante, existen estudios que vincularon el placer por el terror con una personalidad intelectual y abierta a las experiencias. Por otro lado, existen personas que se sienten abrumadas por las experiencias negativas, así como otras que sencillamente no temen a nada. Un dato curioso, es que, estadísticamente, la gente con mayor nivel educativo es la que menos gusta del terror.


Fuente: bbc.com

Imágenes: Shutterstock