tecnología

Proyectan un rascacielos flotante para devorar la basura tóxica del océano Pacífico

El colosal proyecto de rascacielos flotante Seawer funcionará con energía solar, agua de mar y desechos plásticos, para desplazarse por el océano mientras purifica el agua contaminada y genera energía limpia a partir de la basura del Pacífico.

Se trata de un emprendimiento a cargo del arquitecto surcoreano Sung Jin Cho, quien presentó el proyecto en el concurso arquitectónico eVolo Skyscraper 2014, que busca combatir la Gran Mancha de basura del Océano Pacifico, también conocida como 'sopa tóxica', y que representa una isla de 4 millones de toneladas de desechos plásticos flotando a la deriva en el océano Pacífico con una superficie estimada en 1.5 millones de kilómetros cuadrados.

El rascacielos involucra en su estructura a un agujero de drenaje de 550 metros de diámetro y 300 metros de profundidad, así mismo conformado por cinco capas de filtros que son capaces de separar el agua de los residuos plásticos no degradables y por tanto perjudiciales para la biodiversidad marina.

Mientras que las partículas plásticas recogidas serán acumuladas en una planta de reciclaje en la cima de la estructura del Seawer, el agua de mar será filtrada para su almacenamiento en un gigantesco tanque de sedimentación, en la parte inferior del edificio, para más tarde ser procesada en otro ciclo de filtración.

Por otro lado, el proyecto prevé la creación de una estación hidroeléctrica en el rascacielos que funcionará con energía solar y la proveniente del agua de mar, que será procesada junto con la basura plástica, mientras el Seawer se abre paso por el océano.